ENTREVISTA CON OFELIA LEIVA «LA REINA ITEBA»

Ofelia Leiva es una de las grandes mujeres que forman parte de nuestra música chamamecera. Tiene una amplia trayectoria. Se despidió formalmente de los escenarios. Pero la necesidad de volver a su tierra y el cariño de su gente que la reclama año a año ha hecho que llegue la 30° Edición de La Fiesta Nacional del Chamamé (2020) y ella se encuentre allí, nada menos que con la responsabilidad de cerrar el evento máximo de la música litoraleña del MERCOSUR.
En Sapucay al Sur mantuvimos una entrevista en donde viajamos por distintas etapas de su vida, sus comienzos y su situación actual.
En primer lugar le preguntamos sobre lo que representa la expresión “reina itéba” para ella. Sonriendo nos contestó:

Un periodista de uno de los diarios importantes de Corrientes me sacó una foto y me puso: “como se te extraña reina Itéba” que significa “la verdadera reina”.

Lo anterior había ocurrido con ocasión de su ausencia en el escenario Osvaldo Sosa Cordero. No obstante ha pasado mucho tiempo y mucha vida artística y personal de Ofelia Leiva. Respecto a esto nos comentó que considera que más que una reina es una de las pocas mujeres adultas mayores que van quedando en el género chamamecero.
Sus inicios en la música se remontan a su niñez

Yo era la “figurita repetida” en las fiestas de la escuela desde los 8 años. Cantaba siempre con la guitarra y así comenzó todo. Tenía una guitarra más chica que las normales por el  tamaño de mis manos.

Esto marcó el inicio de lo que sería mucho más que un hobby, algo que había nacido con ella.

A los 13 años cantaba y a los 14 hacía música en un programa de radio en LT7 Radio Provincia de Corrientes, no existían las FM. A los 15 años fui una de las cantantes que  inauguró Canal 13 de Corrientes en el año 1965.

En estas pocas líneas resumió una ya extensa pero incipiente carrera ¿Qué llegaría luego? Lo inesperado, se uniría a su vida su compañero de ruta y de música. A quien describió como “un morocho que había salido revelación en Cosquín.”

A los 17 años, en el 68, empecé a recorrer festivales y llegué a Cosquín, eramos una delegación grande, de 30 personas incluyendo bailarines. Allí vi salir revelación a Rosendo. Los tiempos de ese Cosquín eran diferentes, no existía pre cosquín, el jurado era la gente (refiriéndose al público). De ese Cosquín me volví con un premio y me contrató la multinacional Odeón., allí me presentaron a Rosendo, como su artista principal que había salido revelación.

A esto le siguió un breve noviazgo y el casamiento. Luego de 4 años del matrimonio Rosendo decidió que deseaba seguir cantando solo chamamé junto a Ofelia.

El cantaba folklore del norte y música cuyana. El país lo conoció cuando lo contrató Pipo Mancera. Cantó mucho en las provincias del Litoral donde compartió escenarios con chamameceros y decidió seguir por ese camino. Me dijo: “Quiero cantar chamamé a duo con vos” yo le contesté “pero mirá que es empezar de cero” y el me respondió “el chamamé vale la pena”, frase que llevo a todos los escenarios.

En 1973 presentaron su primer disco para el sello Odeón. Cantaron a dúo hasta el año 2007. Un día antes habían estado cantando en la inauguración de una plaza en Dolores, algunos eventos cancelaron la presentación, aunque no todos.

Cuando Rosendo murió teníamos un contrato para cantar 25 días después y la señora que organizaba esta fiesta en Tigre me pidió que fuera sola y fue un empujón que yo no esperaba. Yo hablé con mis músicos y me dijeron: si te animás nosotros vamos a estar a tu lado. Canté sin mirar hacia mi izquierda donde lo tuve 35 años.

En oportunidad de una conferencia de la Cátedra Chamamé Raity de la UNNE, El historiador correntino Piñeyro los calificó como el primer duo mixto que tuvo el género.

Su despedida de los escenarios, en el año 2016, sobre el Osvaldo Sosa Cordero, fue muy emotiva. Ese día había notables muestras de afecto en el público, había lágrimas y aplausos y hasta un cartel que recuerda con una sonrisa que decía “que se vaya mi mujer pero no vos Ofelia” que sostenía un hombre frente a ella y fue registrado por las cámaras de la TV Pública.

Cuando le dije que me iba a retirar, Eduardo Sivori, Director Escénico de la Fiesta del Chamamé, se arrodilló y me dijo: un día vas a necesitar emocionalmente volver a cantar y ese día quiero que me llames y así lo hice 2 años después.

Se siente abrazada y curada por la magia del escenario y su público. Se carga de emociones siempre que sabe que va a presentarse en el Anfiteatro Mario del Tránsito Cocomarola y que las entradas se agotaron y que su gente la espera.

Yo tengo muchas limitaciones de salud, pero arriba del escenario soy la persona más sana del mundo, me transforma, ocurre una magia, veo los jóvenes que tienen pasión por mi, para mi es inexplicable.

Nos dejó saber, llegando al final de la entrevista, que no produce nuevo material por sus limitaciones de salud, aunque además a ello se suma la falta de infraestructura para el desplazamiento de personas en silla de ruedas.

Los lugares públicos no están preparados para personas en sillas de ruedas. El Senado de la Provincia nos dio un reconocimiento a las mujeres relevantes para la cultura. El edificio no tenía rampas. Fue muy difícil ingresar. Lo mismo ocurre con Radio Nacional y otros lugares.

Manifestó, además, su contento con el cumplimiento del cupo del 30% de voces femeninas en la 30° Fiesta Nacional del Chamamé, que fue pionera en tomar esta decisión.

 

 

 

 

 

 

Podés escuchar la entrevista completa a continuación

<a href=»https://ar.ivoox.com/es/entrevista-ofelia-leiva-audios-mp3_rf_52843241_1.html» title=»Entrevista con ofelia leiva»>Ir a descargar</a>

Fotos: Diario Época.-

 

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.